Seguidores

Translate

Datos personales

Madrid, Spain
El ruido del interruptor fundió la luz y en la oscuridad no hallé luciérnagas.

sábado, 2 de febrero de 2013

SE NECESITA BARRENDERO



España necesita un barrendero, pero no cualquiera, precisa de un ser especial, que domine el arte de barrer con maestría. Un profesional íntegro, honrado y con experiencia acreditada en la utilización de la escoba y en la aplicación de productos de limpieza. Si por casualidad existe alguien con este perfil, mande su currículo, será valorado por el pueblo, y si es el elegido, urge la incorporación inmediata, remuneración e incentivos elevados y declarados.
El trabajo consiste en limpiar sin escrúpulos toda la mierda acumulada en la casa de doña "Política".

5 comentarios:

  1. ¡Hace cuanto que no escuchaba a Paco Ibañez!
    Un maestro, con un tema excelente. Temo que será difícil encontrar ese barrendero, no sólo para España, diría que cada país necesita su propio barrendero, el mundo lo necesita.
    La mierda de la política nos está tapando a todos.
    Saludos desde Buenos Aires (que de buenos no tienen nada, el mal olor nos invade)

    ResponderEliminar
  2. Los políticos son un asco!
    pero todos!
    Sobre todo en estos tiempos en los que la corrupción acampa a sus anchas es verdad, amigo, que la mayoría pensamos como tú.

    Es un placer leerte siempre, ya iré pasando de vez en cuando.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Excelente post bardo, es así; la política es el arte del engaño y como siempre los engañados somos el pueblo, pero los políticos se olvidan que están en el poder gracias a nosotros, y así como suben, pueden bajar. Me gusta mucho tu Blog, felicitaciones. Te invito al mio, espero que te guste:
    http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    Saludos, Oz.

    ResponderEliminar
  4. Tendràn que aparecer muchos " barrenderos" para limpiar sin escrùpulos tanta mierda desbordada ... en la mayorìa de los pueblos del mundo.
    ¡A galopar!! como dice el queridìsimo Paco..
    Abrazos.


    ResponderEliminar