Seguidores

Translate

Datos personales

Madrid, Spain
El ruido del interruptor fundió la luz y en la oscuridad no hallé luciérnagas.

viernes, 24 de junio de 2011

TEMBLABA LA LUNA


Tintineaban como castañuelas
los dientes de la Luna,
entre nube y hormigón se dejaba ver
llena de misterios, repleta de secretos...

Oscurecía de plata,
más allá del poniente,
allí donde solo estoy
y nada es igual.

La urbe me tiene y me agarra,
las calles son asfalto,
las casas son ciudad, y
sus luces estridentes guiños de ovnis...
... extrañezas reflejadas
en estas calles de cristal.

Esta noche distingo allá en el poniente
la muerte del Sol,
las cenizas de mi corazón
y un buen anochecer de ruidos y caos.



5 comentarios:

  1. Eduardo:
    Por hábito histórico- guardo los comentarios en soporte aparte y anulo las entradas antiguas del blog.

    Por eso no encontraste respuestas.
    Atesoro en privado todo lo que pasa en el blog después de un tiempo de estar la entrada publicada.
    Siempre hice así.

    Un beso inmenso

    Ahora leo el poema. :)

    ResponderEliminar
  2. Yo pienso lo mismo, y sumo y sigo, por lo que vive sepultado en ese iceberg, sobrevivo cada día a la terrible acometida de este mundo salvaje.

    Beso, Poeta

    SIL

    ResponderEliminar
  3. Yo de la poesía pienso que es difícil conseguir lo que algunos conseguís, aunque prefiero contar la vida en prosa.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Sobreviví a las embestidas lacerantes de años de asfalto seco y cruel que hería mis entrañas y en un rapto de lucidez me escapé y ahora contemplo la vida y las palabras desde mis ojos de mar.
    Es un verdadero placer leerte, poeta.
    Un beso siempre.

    ResponderEliminar
  5. La poesía es el comienzo y el fin de todo. El poeta se coloca por encima de lo que existe. En ese espacio de libertad desde donde construye un mundo o lo demuele.
    Hacía tiempo que no pasaba por tu página. Bellas palabras para reflejar tus imágenes. Como siempre bardo, es un placer leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar